Nuevos datos muestran los beneficios del uso de MCI para detectar FA después de un ictus no cardioembólico

El uso de monitores cardíacos implantables (MCI) en pacientes con ictus isquémico atribuido a oclusión de pequeños vasos (OPV) o ateroesclerosis de las grandes arterias (AGA) puede ayudar a detectar la fibrilación auricular (FA) posterior al ictus y orientar sobre sobre estrategias de prevención, según especialistas de la ISC 2021.

El Dr. Lee Schwamm del Massachusetts General Hospital de Boston en EE. UU. presentó los datos de 1 año del ensayo en curso Stroke AF.

El objetivo de este estudio prospectivo en 33 centros es establecer las tasas de FA en pacientes con etiología de ictus de OPV o AGA, mediante la comparación de la monitorización continua con un MCI con el tratamiento habitual específico del centro para detectar arritmias cardíacas.