Biomarcadores tempranos de esclerosis múltiple progresiva primaria en el líquido cefalorraquídeo

Conclusiones

  • En el momento del diagnóstico, las personas con esclerosis múltiple primaria progresiva (EMPP) presentaban niveles elevados de CXCL12 y de osteopontina relacionada con los monocitos en el líquido cefalorraquídeo (LCR), así como niveles reducidos de interleucina (IL)-10, en comparación con las personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente (EMRR).

Por qué importa esto

  • La mayoría de los pacientes con esclerosis múltiple experimentan EMRR seguida de una fase secundaria progresiva (EMSP), mientras que el 10-15 % son progresivas desde el diagnóstico (EMPP).

  • La neuroinflamación es un factor importante que promueve tanto la EMPP como la EMSP, y se ha asociado al daño de la sustancia gris.

  • Es posible que los distintos perfiles de citocinas pro- y antiinflamatorias en el momento del diagnóstico puedan ayudar a distinguir la EMPP de la EMRR.