La transferencia directa a la sala de angiografía mejora la tasa de reperfusión y la discapacidad posterior al ictus en la OGV

Los nuevos datos de un ensayo controlado y aleatorizado indican una reducción de retrasos hospitalarios y una mejora del tiempo de inicio hasta la reperfusión y de la discapacidad posterior al ictus, mediante transferencia directa a la sala de angiografía (direct transfer to angiography suite, DTAS) en pacientes con oclusión de gran vaso (OGV).

Investigadores del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona en España compararon el impacto de la DTAS con la transferencia directa convencional a la tomografía computarizada (direct transfer to computed tomography, DTCT) en 147 pacientes con OGV en las 6 horas siguientes al inicio del ictus.